Uno de los saltos más grandes para hacer, al administrar una pequeña empresa desde su casa, es la expansión mediante el alquiler de una oficina. Puede ser aterrador, ya que el contrato de arrendamiento a veces puede ser vinculante durante un largo período de tiempo. El alquiler de espacio de oficina a veces puede ser un gasto elevado para agregar a un negocio incipiente.

Así que has estado manejando exitosamente tu negocio desde casa, ¿ahora qué?

No tienes que alquilar grandes concesiones. Una oficina virtual es una manera fantástica de dirigir un negocio sin un edificio físico. Incluso puede ser un pequeño edificio físico que asume las características de la sede de una gran empresa.

Una oficina virtual también puede proporcionar una manera para que una empresa ya establecida se establezca en otro país sin la necesidad de una presencia física real (o una presencia reducida). Lo que, por supuesto, ahorra una gran cantidad de dinero y requiere una duplicación de roles entre sus empleados.

También puede permitirle aprovechar una dirección más conveniente. Hay individuos y compañías que ponen una gran cantidad de acciones en la ubicación de un negocio. Por ejemplo: una compañía financiera en el Reino Unido se habría beneficiado mejor teniendo una dirección en Londres. Una compañía que desarrolla componentes informáticos dentro de los Estados Unidos puede recibir un mejor servicio si tiene una dirección en Silicon Valley. Las ubicaciones deseables a menudo cuestan una gran cantidad de dinero, pero una oficina virtual puede ofrecer una ubicación conveniente a una fracción del costo de alquilar una oficina convencional.

¿Qué implica exactamente una oficina virtual?

Puede ofrecer multitud de funciones. Puede proporcionar una dirección de correo que da una apariencia profesional a sus clientes. Puede proporcionar servicios de comunicaciones como recepcionistas remotos y personal de servicio al cliente. Puede lograr prácticamente todo lo que puede hacer un gran edificio de oficinas, a un costo muy reducido.

Los principales beneficios de una oficina virtual.

Obviamente, el principal beneficio es el costo. Pero hay muchos otros beneficios.

Uno de los principales beneficios es la flexibilidad. Si resulta que no es tan exitoso como lo había previsto inicialmente, los contratos de arrendamiento suelen ser más flexibles que alquilar un espacio de oficina grande.

Otro beneficio aún no mencionado, es la satisfacción de los empleados. Sus empleados pueden trabajar desde su casa, mientras logran todo lo que harían si estuvieran físicamente en la oficina. Esto permite un mayor grado de flexibilidad para ellos. Ellos tomarán menos días de enfermedad, pasarán más tiempo con sus familias y también pasarán menos tiempo viajando diariamente. Los desplazamientos diarios pueden ser costosos y también pueden resultar agotadores, por lo que alquilar una oficina virtual tiene el potencial de aportar una gran cantidad de beneficios a sus vidas y ayudarlos a ser más productivos mientras trabajan.

Si está administrando una pequeña empresa y cree que su próximo paso es alquilar un espacio de oficina grande, debería considerar seriamente si es o no viable alquilar una oficina virtual.